Banca de Inversión: Lo que puede ir bien y mal en una compra apalancada

  1. Finanzas personales
  2. Invertir
  3. Banca de Inversión
  4. Banca de Inversión: Lo que puede ir bien y mal en una compra apalancada

Libro Relacionado

Por Matt Krantz, Robert R. Johnson

Este ejemplo es muy simplista, pero un par de desarrollos muy significativos pueden tener lugar para hacer que una LBO sea mucho más atractiva para los bancos de inversión. Una LBO es un objetivo móvil – la compañía que ha sido refinanciada está cambiando, transformándose y, con suerte, creciendo. Hay algunas consideraciones que los banqueros de inversión deben tener en cuenta al pensar en lo que puede ir bien con una LBO, incluyendo las siguientes:

  • El EBITDA puede mejorar. Es probable que el EBITDA no se mantenga constante, sino que crezca con el tiempo. A medida que el EBITDA crece, asumiendo que el múltiplo del EBITDA al que la empresa vende por estancias iguales, el valor de la empresa no se mantendrá constante, sino que también crecerá.
  • La refinanciación puede hacer el trato más atractivo. La empresa puede encontrar que en realidad es capaz de refinanciar parte de su deuda a una tasa de interés más baja.
  • Las valoraciones de las operaciones pueden ser más positivas. El múltiplo al que nuestra firma puede vender también puede expandirse. Dadas las condiciones del mercado y el hecho de que nuestra firma está menos endeudada, ese mismo flujo de efectivo puede tener un múltiplo mayor de 7.5 veces en cinco años, supongamos que el flujo de efectivo tiene un múltiplo de 10 veces y que podemos pagar completamente nuestro préstamo a plazo de $900 millones. Ahora, tienes un capital de 2.100 millones de dólares. Esto representa una tasa interna de rendimiento del 36,1 por ciento anual.

Las circunstancias también pueden ir en contra de una LBO y causar problemas por un trato. Algunos de los posibles puntos problemáticos para las LBO son los siguientes:

  • Las devoluciones terminan siendo parciales. La LBO puede no darse cuenta de la tasa de rendimiento que los banqueros de inversión proyectan en sus estados de cuenta pro forma. Los flujos de caja pueden, por supuesto, no estar a la altura de las proyecciones, y es posible que no se alcancen los niveles de EBITDA previstos por analistas demasiado optimistas que desean que se complete una operación de LBO.
  • El clima económico puede volverse hostil. Las condiciones económicas pueden cambiar, y las tasas de interés del mercado pueden subir, haciendo más difícil, si no imposible, refinanciar la deuda a tasas más bajas.
  • Los inversores pueden amargarse con las LBO. Por ejemplo, en nuestro ejemplo, si el múltiplo del EBITDA en cinco años es de 5,5 en lugar de 7,5, la tasa interna de rendimiento de los accionistas sobre la LBO será del 10,8 por ciento, es decir, menos de la mitad de la tasa de rendimiento que se esperaba obtener.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *