Finanzas

La Importancia de los Bonos para su Cartera de Inversiones

Por muchas razones, muchos inversores institucionales prefieren utilizar los bonos como un mejor indicador de señales macroeconómicas más amplias y medidas de riesgo, en lugar de las acciones. Los bonos y, especialmente, los valores gubernamentales tienden a reaccionar muy rápidamente a las señales macroeconómicas y a las medidas de riesgo.

Los bonos se consideran en gran medida inversiones de menor riesgo que las acciones, razón por la cual son tan populares entre las grandes instituciones como los fondos de pensiones y los bancos centrales. Se han emitido grandes cantidades de bonos, lo que significa que los mercados de bonos son extremadamente líquidos (muchos compradores, vendedores y valores), profundos y globales. Los bonos también son muy populares entre los fondos de cobertura porque los costos de operación son bajos y la transparencia alta.

¿Cómo funcionan los bonos?

Bonos, acciones, emisiones de deuda, son definiciones que a veces parecen de un mundo técnico fuera del alcance del ciudadano común, algo que solo los corredores de bolsa conocen pero no es así.

Los bonos son instrumentos sencillos pero muy útiles, tanto para la institución que emite los mismos como para quienes los compran como una inversión segura en determinado plazo. La esencia de los bonos es que se trata de una especie de préstamo con intereses, solo que la emisión del bono le da una institucionalidad y solidez aún más fuerte que en una banca, además de ofrecer regularmente intereses muy altos.

¿Qué significa los Bonos del Estado?

Cuando un estado emite bonos, normalmente lo hace por necesidad urgente de recursos, por esta razón las condiciones suelen ser muy provechosas, algo que aprovechan los inversionistas inteligentes para hacerse de estos bonos y tener un gran rendimiento, a veces incluso en uno o dos años.

El estado recibe dinero y entrega bonos, cuando se vencen estos bonos, el estado devuelve el dinero más un interés sobre los mismos y obtiene nuevamente sus bonos de deuda de vuelta.

¿Qué beneficios se obtienen al invertir en bonos?

Existen muchos beneficios si se sabe utilizar este sistema, para empezar no es conveniente comprar bonos de una empresa que evidentemente va a la quiebra, ya que estos terminarán reduciendo su valor, puede que la empresa se declare en banca rota, en resumen, es una inversión en la que deben medirse todas las condiciones antes de gastar en ello.

Si la emisión ha sido hecha por un estado con recursos (no solo físicos monetarios, los recursos naturales explotables también pueden ser garantía de bonos), lo más seguro es que obtengas una gran ganancia sobre tu inversión.

¿Cuáles son los riesgos de invertir en bonos?

En el caso de los estados, existen riesgos cuando es un estado fallido, para ello se hacen análisis reales basados en elementos objetivos, no contaminados con política. Si un estado es fallido como podemos mencionar ahora a Libia, los bonos emitidos por un gobierno pueden ser desconocidos por otro, lo que conduciría a tener que armar un litigio, un gasto que en ocasiones puede llegar a ser mayor a lo que los bonos podrían generar como ganancia.

Si es una empresa privada, el riesgo es que está termine en la quiebra si su situación es inestable, en ocasiones el estado asume esas deudas, otras veces lo hace solo en parte, por eso hay que evaluar bien todos los indicadores antes de invertir.

¿Qué hace generalmente un mercado de bonos verdes?

Es la generación de bonos como soporte para inversiones en proyectosque van de la mano del cuidado del medio ambiente, siendo iniciativas que mueven muchas voluntades, por lo regular son inversiones seguras, no suelen ofrecer ganancias tan grandes como los bonos de compañías de energía, pero representan un apoyo a una causa positiva para el mundo.

¿Qué es mejor invertir en acciones o bonos?

Son elementos distintos y todo dependerá de lo que la persona desee al momento. Si alguien quiere invertir exclusivamente para obtener una ganancia en determinado plazo, los bonos son una mejor opción, las acciones podrían servir para ello pero solo si tiene un comprador seguro para revender las acciones o si sabe que el mercado pronto se “moverá” y subirán de precio, logrando ganar con su venta.

Un bono no te hace dueño del mínimo porcentaje de una compañía, por lo regular una acción sí, por eso son consideradas inversiones a largo plazo que requieren un estudio a fondo e involucrarse mucho más con la compañía.

La implementación de una estrategia de inversión utilizando señales macroeconómicas, incluso una basada en el riesgo, es relativamente fácil, al menos en teoría:

  1. Compre acciones si piensa que la economía está en auge y que las tasas de crecimiento están subiendo, y luego compre materias primas a medida que la inflación se intensifique.
  2. Vender acciones y materias primas a medida que el crecimiento se estanca y empezar a comprar bonos, especialmente gilts del gobierno.
  3. Comience a comprar acciones de nuevo a medida que la recesión toca fondo, con la expectativa de que el crecimiento se reanude.

Pero no existe una sincronización perfecta entre los mercados y las señales económicas y que muchos gestores tardan en responder a señales claras sobre, digamos, el riesgo. Además, los mercados de renta variable intentan adelantarse a cualquier movimiento alcista de la economía; es decir, probablemente están unos seis meses por delante de cualquier dato firme que indique una recuperación económica.

En realidad, una gran cantidad de ruido informativo -en gran parte contradictorio y potencialmente engañoso- rodea al riesgo, las señales macro y los activos financieros. Las acciones en particular pueden ser muy volátiles y a veces los precios de las acciones se mueven por factores que no tienen nada que ver con los intereses, la inflación o las tasas de crecimiento del PIB, o los ciclos económicos y empresariales.

Por ejemplo, los inversores a veces se preocupan por la legislación y su impacto en un sector particular o se entusiasman ante la perspectiva de un aumento masivo de la actividad de fusiones y adquisiciones (FAS).

Los inversores en bonos están muy influenciados por las señales macroeconómicas, reaccionando de forma bastante sincronizada a las medidas que sugieren que una recesión está en marcha o que la inflación está a punto de aumentar. Las señales macroeconómicas que indican una recesión suelen ser positivas para la fijación de precios de los bonos, mientras que la inflación es una mala noticia para los precios de los bonos.

He aquí una explicación muy simplista para esta tendencia: los bancos centrales intentan mantener sus economías en equilibrio y utilizan indicadores macroeconómicos para planificar la política económica. Cuando la economía comience a estancarse, los bancos centrales comprarán bonos como una forma de inyectar dinero en efectivo en la economía.

Al hacerlo, los tipos de interés caerán, los precios de los bonos aumentarán (debido al aumento de la demanda) y más empresas y personas comenzarán a comprar e invertir. Por el contrario, cuando los bancos centrales necesitan retirar efectivo de la economía para controlar el aumento de la inflación, venderán bonos, lo que aumenta los tipos de interés, reduce la demanda y empuja a la baja los precios, reduciendo así la inflación.

Por estas razones, los bonos son un componente importante de la inversión macroeconómica: En primer lugar, son el canario proverbial de la mina de carbón: al observar lo que está sucediendo en el mercado de bonos, se puede obtener un indicador temprano de lo que está sucediendo en el mercado en su conjunto – información que se puede utilizar al diseñar la estrategia. En segundo lugar, constituyen una parte clave de una cartera de inversiones diversificada.

Leave a Comment