5 Películas para disfrutar el tiempo en casa

Rushmore

Las opresivas películas de Wes Anderson pueden parecerse a dioramas sofocantes más que a cualquier otro aspecto de la realidad, pero las versiones aumentadas de kid lit que explora en ellas contienen una línea emocional distintiva, con personajes que inventan sus propios reinos de burbujas para bloquear las duras realidades del mundo exterior.

Rushmore sirvió como nuestra introducción inicial a este estilo, después de la comparativamente escurridiza Bottle Rocket, y el singular personaje de Max Fischer – superdotado, genio frustrado y desagradable martinete – sigue siendo probablemente la destilación más realista del propio director, quien a su vez utiliza estas lindas realidades de cápsula para evitar enfrentarse a los caprichos más sucios de la vida.

Mira todos los anime online!

Un momento de inocencia

Culminando en uno de los más impresionantes cuadros congelados de este lado de Los 400 golpes, Un momento de inocencia es el intento fabricado del director iraní Mohsen Makhmalbaf de un auténtico mea culpa. O su compleja y torturada admisión de que tal intento sería imposible.

De cualquier manera, usted sabe que su penitencia debe ser real, porque las técnicas de distanciamiento de Makhmalbaf dan a sus audiencias todas las razones para desconfiar de sus intenciones, ya que trabaja con jóvenes actores para recrear el momento que cambió su vida y que lo envió a prisión durante cuatro años (apuñaló a un oficial de policía bajo el Sha antes de la Revolución Islámica).

Tropas de naves estelares

Parece apropiado que haya sido necesario tropezar con un oscuro concepto de la era soviética para sentir que tenía el vocabulario para hablar de Paul Verhoeven con algún grado de precisión. Ese concepto es stiob, que definiré crudamente como una forma de parodia que requiere tal grado de sobreidentificación con el sujeto que se está parodiando que se hace imposible saber dónde termina el amor por ese sujeto y comienza la parodia. Y así, en 32 palabras, está el cine de Hollywood de Paul Verhoeven.

Siendo John Mlkovich

Ver Ser John Malkovich es estar dentro de las mentes de Spike Jonze y Charlie Kaufmann tanto como estar dentro de la de Malkovich, lo que significa que es un atractivo viaje de dos horas. Pocos otros estrenos de los años 90, o, en realidad, de cualquier otra década, tocaron un acorde tan nuevo y original; menos aún nos presentaron a un director y un guionista cuyo trabajo posterior ha demostrado ser igualmente valioso.

Por mucho que se hable de surrealismo y de (sub)conciencia en torno a la cual tiende a centrarse la discusión de la película, su humor es igual de memorable: desde «¡Toma eso, Malkovich!» hasta una frase final sobre la inmortalidad y Gary Sinise.

Una serie de 10 partes sobre los Diez Comandantes puede parecer una tarea tediosa, pero la serie de parábolas rutinariamente desgarradoras de Krzysztof Kieślowski está menos interesada en la aplicación fiel de estas reglas para vivir que todos los tonos de gris que no tienen en cuenta, convirtiendo cada aforismo en un complicado rompecabezas moral.

Rascándose por los oscuros rincones del alma humana, presentan el comportamiento ético como un espectro que carece de definiciones obvias, una confusión que la película templa a través del insistente timbre de la decencia humana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *